22 de febrero de 2019

Alberto Castro Girona en 1926. La derrota de Abd el Krim. Su gran año militar

1926, camino a la victoria y paz definitiva

En una entrevista, Castro Girona declaró en su momento que era un error muy común entre los españoles pensar que la Guerra de Marruecos había finalizado tras el desembarco de Alhucemas el 8 de septiembre de 1925. Este grave error sigue siendo muy común en nuestros días, e impregna los libros de texto de nuestros hijos. Lo cierto es que a la guerra le quedaba un largo año y medio y Alberto Castro Girona fue decisivo durante este periodo, consiguiendo la huida de Abd el Krim y la pacificación total de toda la zona oriental del Protectorado, antes de que se pudiese sofocar totalmente la rebelión en la zona occidental.
Cuando él llegó como comandante general de Melilla dos meses después del famoso desembarco hispano-francés, se encontró que hasta ese momento solo se había conseguido una penetración hasta la ciudad de Axdir, apenas 12 kilómetros al sur de Alhucemas y que no había caído en manos españolas hasta el día 2 de octubre. La llegada del invierno hizo que las siguientes operaciones se retrasasen hasta mayo de 1926. Los primeros meses de este año fueron de inspección de guarniciones y diversos actos protocolarios, preludio de la primera  y trascendental campaña de primavera.

Un libro francés, “La Guerre du Rif 1925-1926, La Tache de Taza” (Henry Clerisse), publicó las fotos de los principales protagonistas, franceses y españoles, y por supuesto incluyó la imagen de Alberto Castro Girona. El libro está a la venta por 550 euros, para echarle un vistazo pincha aquí.

Enero
Comenzó el año como comandante general de Melilla y delegado del Alto Comisario en la zona oriental de protectorado.

Zuia de la Abada, entrega de premios a la Mehal-la nº 3, 2 de enero de 1926
El 4 de enero se dirigió a Azib de Midar a conferenciar con los jefes de la cabila enemiga de Beni Tucín.
El 6 de enero Mundo Gráfico publicó una foto del comandante general de Melilla con el comediógrafo y polifacético Felipe Sassone Ruiz (1884-1959), de origen peruano.

El 6 revistó Dar Drius y el 7 de enero hace un vuelo de 2 horas y 9 minutos en el Mapier nº 69 para reconocer el alto Kert y pasos del alto Mekor entre este río y Axdir, bombardeando personalmente poblados de la margen izquierda del Mekor. El día 11 repitió el mismo vuelo pero sobre las zonas francesas, con una duración de 2 horas y 57 minutos. El día 12 volvió a conferenciar con los anteriores jefes de cabila. El 19 estuvo en Saf-Faf. El día 20 fue a Quebdani a conferenciar en Kadia con el kaíd Quiaruechen y revistó Zoco Arbaa, Ben Tieb, Beni Ulixech…, en Zuia de Abada revistó la Mehal-la de Melilla nº 2 y allí hizo entrega de premios.
Castro Girona presidiendo la entrega de premios a la Mehal-la nº 2 en Zuia de Abada el 21 de enero de 1926
Ese día 21 de enero La Correspondencia Militar publicó un brindis en honor a Pablo Rada Ustarroz, uno de los tripulantes y mecánico del Plus Ultra, antes de partir para su épica travesía hacia el otro lado del Atlántico desde Palos de la Frontera el día 22.



Banquete en honor a los aviadores del plus Ultra presidido por Castro Girona, a su derecha el comandante Ramón Franco. Publicada en Mundo Gráfico el día 27 de enero de 1926
El capitán Julio Ruiz de Alda explicando a Castro Girona el proyecto de vuelo de más de 10.000 kilómetros y casi 60 horas, la mayor hazaña aeronáutica hasta la fecha
El día 22 llegó a Melilla la infanta Luisa de Orleans y Borbón, y la acompañó a Dar Quebdani para que entregase en nombre de la reina el aguinaldo del soldado. Esta infanta era la abuela materna de Juan Carlos I.

 Vista aérea del acto de entrega del aguinaldo del soldado por la infanta Luisa de Orleans

Momento de entrega del aguinaldo del soldado por la infanta
Ese día el jefe de la división francesa de Marruecos, Ms. Parker, le impuso la Cruz de Guerra con palma en nombre de la escuadra de aeroplanos que mandaba el comandante San Pedro Fernández Mulero. El 23 acompañó a la infanta en el crucero Reina Victoria a Axdir, donde entregó el aguinaldo. Después embarcó con ella en una gasolinera para visitar la isla de Alhucemas, y regresaron en el cañonero Canalejas a Melilla.
Febrero, marzo
Del día 9 al 25 se hizo cargo de todo el Ejército de África por ausencia del general en jefe. El 27 de febrero visitó los manantiales hallados en Tarara Taminem (¿?). Los primeros días de marzo estuvo visitando Dar Drius, Ben Tieb, Tafersit… Del día 15 al 21 volvió a hacerse cargo de todo el Ejército de África. El 16 visitó Nador, el 17 embarcó en una gasolinera en Mar Chica rumbo a Zoco Arbaa y regresó en hidroavión a Melilla. El día 22 de marzo embarcó en el cañonero Cánovas del Castillo rumbo a Tetuán para entrevistarse con el Alto Comisario José Sanjurjo. El día 25 visitó en Dar Riffien el lugar de alojamiento del Tercio y regresó a Ceuta rumbo a Melilla. El 31 de marzo recibió al general francés jefe de la división de Marcha, M. Dosse, con quien conferenció sobre las futuras operaciones franco-españolas, y le acompañó a visitar las fortificaciones del Gurugú.

Abril
Entre el 1 y el 5 y el 15 y el 26 de abril se hizo cargo del Ejército de África por ausencia del titular. El día 15 efectuó un vuelo de 1 hora y 25 minutos sobre Midar y reconoció el campo enemigo sobre el Zoco de Zelata de Stef. El 19 salió en hidro a Axdir y a la altura del cabo Tres Forcas se volvió a Melilla por el mal tiempo. El 27 se dirigió a Zoco Zelata de Ubad Bu Beker para indicar la posición que la columna del general Ponte debía ocupar a la mañana siguiente. Después se dirigió a Midar para que hiciera lo mismo la columna del coronel Campins. Al día siguiente salió de Melilla para realizar estas operaciones en combinación con las fuerzas francesas establecidas en el Zoco de Sebtz de Fin-Amar, ocupando la posición de Ubxeruch de la margen izquierda del río Xenmar. Tras fortificar esta posición marchó a tomar contacto con la columna Campins, ocupando el monte Buharjar del macizo de Busfedanes. El día 30 salió en el Canalejas para llegar a Axdir para hacerse cargo allí del cuerpo de operaciones francoespañolas sobre Benituzín y Beniurriaguero. En total estuvieron bajo su mando 28.765 soldados  y 7.320 mulos y caballos.

Mayo (el fin de Abd el Krim)
El día 2 de mayo se reunió con todos los jefes de columnas, dándoles instrucciones para romper el frente hacia la zona de la Loma de Argaz y los Morabos, que debían ser los primeros en ser tomados. Las operaciones se aplazaron un poco por la conferencia de Axda y regresó temporalmente a Melilla en hidroavión el día 3 de mayo. El día 5 volvió por Cala del Quemado y se dirigió en una gasolinera a la isla de Alhucemas para revistar las baterías y visitó además las islas de Mar y de Tierra. El 6 se dirigió al castillo Muyaedén para desde allí observar el campo enemigo, revistando las columnas de caballería derecha y centro. El día 8 se dirigió a la Rocosa con su cuartel general y atacar el frente desde las 6 de la mañana y que presentó gran resistencia enemiga.
Operaciones entre el 8 y el 18 de mayo

Ese día ocupó el monte Cónico con su casamata, casas de Abd el Krim y alturas que dominan el barranco de Iberloquen, atravesando toda la primera línea de defensa enemiga desde Santa Cruz a la curva de Iberloquen y el pleno dominio de la meseta de Argaz, por lo que trasladó su puesto de mando a una de las casas de Abd-el Krim, conocida como la de los “prisioneros”, donde pernoctó.
Castro Girona ante las tumbas de prisioneros en Bu Salah

Cuando supo que la situación de una columna de caballería estaba en situación un poco difícil, se trasladó a la casamata de prisioneros y desde allí al otro lado del monte Iberloquen, donde estableció una batería y una compañía del Tercio apoyó la retirada de la caballería, sin grandes contratiempos, apoyados por una batería de la isla y de las de la escuadra. Las bajas ese día fueron 539, de los cuales 30 eran oficiales. El 9 se fortificó el flanco derecho hasta la zona de los Morabos, uniéndola con la línea que desde Arga se dirige a este punto. La columna de la derecha del coronel Fusquer tuvo un fuerte combate y avanzó hasta la loma que precede por el norte de los Morabos. La columna del centro del coronel Balmes tuvo dificultades para avanzar y dada la hora suspendió el combate hasta el día siguiente día 10 que fue cuando se tomó la loma tras dura lucha entre las 8 y las 10:30 de la mañana, cuando se alcanzaron todos los objetivos. La sorpresa sobre el enemigo facilitó la ocupación de la margen izquierda del río Ker, desde el SO de la loma de los Morabos hasta la desembocadura del río.
Mapa de operaciones de las tropas hispanofrancesas entre el río Ker y Nekor

 Ese día se recogieron 40 cadáveres de enemigos, 3 cañones, un teléfono y municiones. Las bajas españolas fueron 375, de las cuales 29 eran oficiales. El día 11 de mayo, tras tres días de combate, se prosiguió con escasa resistencia y se tomó la meseta de Tafras, recogiéndose 2 cañones y 6 ametralladoras y algunos prisioneros muertos del enemigo, con solo 27 bajas españolas. Ese día trasladó su cuartel a Tafras.
Cuartel general de Castro Girona en Tafra en la casa donde había estado los prisioneros españoles


Casa de los prisioneros españoles en Bu Salah

El 12 ocupó su columna izquierda Buhalán. El día 13 fue a Cardeñosa al saber que los moros habían atacado la posición con bombas de mano la noche anterior, y habían causado varios heridos en un puesto de intendencia.

Foto publicada en La Nación el día 13 de mayo donde se ve a Castro Girona señalando un objetivo a Sanjurjo, detrás se ve a Goded. Operaciones en la meseta de Azgar
Foto publicada en prensa el día 19 de mayo donde se ve a Castro Girona y Sanjurjo en la casa que había sido cuartel general de Abd el Krim frente a material de guerra arrebatado al enemigo
En La Nación se publicó el 14 de mayo unas fotos donde aparece junto a Manuel Goded Llopis y Sanjurjo en Aydir

El día 14 estableció 17 puestos a lo largo del río Nekor y regresó a Tafras. El día 15 ocupó Sidi Yusei y Cota 320 y ordenó al coronel Mola que estableciese una batería en un crestón de la cota que domina el llano para proteger la caballería que servía de enlace con la columna de la izquierda. Se recogieron al enemigo 3 ametralladoras y un mortero de trinchera y municiones con unos 5.000 ramos sin cargar, más 100 cajas de municiones de montaña y 200 de recarga sueltas. El 16 reunió en Tafra a sus jefes y les dio instrucciones de sucesivos avances.

El 17 el objetivo era ocupar el macizo de Tamarin y su poblado, la cota 450 y el morabo de Sidi Baqui, siguiendo el cauce del río Nekor. Tras logras sus objetivos trasladó su puesto de mando a Emzorem y estableció contacto heliográfico con la columna del general González Carrasco, (el mismo que se sublevó sin éxito en Valencia en 1936 y huyó por mar).



Castro Girona y el  general González Carrasco en el río Nekor, mayo de 1926
El día 20 de mayo una columna de caballería salió al encuentro de dicha columna que había venido desde la meseta de Teser remontando el río Nekor con el propósito de unirse a la columna que había salido desde Axdir, hecho que se efectuó a las 12:00 horas. Al mismo tiempo la columna de la izquierda desde su vivac de Tahograt enlazó con la columna de reserva que subió a Bujalet, quedando las tropas de Carrasco extendidas al sur por la divisoria del Nekor y el barranco de Tizi-Musen hasta cerca del Arbaa de Tahurit hasta enlazar con las tropas francesas. Después de esto Castro Girona acompañó a Sanjurjo a Melilla.
Sanjurjo, Castro Girona y González Carrasco

El 24 salió con su hidro desde Mar Chica, siguiendo la costa y sobrevolando las posiciones del coronel Pozas. En Eizazen asistió al primer zoco tras las operaciones militares, lugar donde tenía a su cuartel general. Después marchó al campamento del general Carrasco donde recibió las primeras sumisiones de los moros de Beni Urriaguel y Beni Tuzil. Estos entregaron más de 1.000 fusiles, 7 ametralladoras, 3 cañones y 3 cierres de cañón. El día 25 marchó a la cota 800 (Kudia Tazagrat) donde se reunió con el coronel Mola y el general Carrasco, y desde allí pasó a la cota 1.140 que era el campamento de Mola. Ese día La Correspondencia Militar una foto de Castro Girona dando instrucciones a un oficial francés. Para leer el artículo Pincha aquí.

Castro Girona da instrucciones a un oficial francés

El día 27 la depresión del enemigo era total y las casas lucían banderas blancas, lo que permitió el avance de las tropas de Carrasco sin oposición hacia Kudia Cherran, sin perder enlace con los franceses. Mola llegó hasta el río Guis y Balme s a Tamasuit del Maravet. El 29 estuvo en terreno del Bocoya y en Bujasen cogió un depósito de proyectiles, 2 morteros, 40 bocas de cañón, ametralladoras y morteros inútiles. En Bocoya cogió otros 2 cañones y 3 ametralladoras y fusiles.
Castro Girona junto a los caídes Si Daeh y Si Omar en Bocoya
Foto publicada en El Liberal el 29 de mayo
Zona controlada por Castro Girona en mayo de 1926, donde se aprecia que los españoles aún no habían recuperado el control de la zona occidental desde la retirada a la línea Estella/Primo de Rivera de 1924. El objetivo de las operaciones de 1926 fue acabar con la bolsa de resistencia que se aprecia frente a la bahía de Alhucemas y finalmente enlazar la zona entre Melilla y Tetuán
En su álbum de fotos personales aparece esta instanténea tomada en Senada en mayo de 1926, donde aparece junto a hijos y sobrino del Raisuni.
Castro Girona con el xerif Sidi Amido en Senada, mayo de 1926

Junio
El día 1 de junio marchó hacia el mar siguiendo en cauce del río Bados, con una columna de caballería, ocupó la playa y se dirigió al Peñón de Vélez de la Gomera donde embarcó a Cala del Quemado, y de allí a entrevistarse con el general general francés Simon. El día 3 viajó a la Alcazaba de Suhara conferenciando con moros notables. Ese día y el siguiente avanzaron un poco las tres columnas del centro, izquierda y derecha, a las que revistó.

El intérprete traduciendo un discurso de Sanjurjo en Ain Zoren el 10 de junio de 1926, junto a él a la derecha Castro Girona
Ese mismo día en un campamento de Beni Urriaguel

Los días siguientes no paró de visitar sus posiciones y el 12 acompañó a Sanjurjo a cuatro torres del Alcalá. El 13 ambos se entrevistaron con el general francés Ivos en Targuist y volvió a Melilla.
Sanjurjo y oficiales españoles junto al general Ivos
Castro Girona, Sanjurjo y general francés en Targuist
Targuist, explanada donde se produjo en encuentro hispano-francés

El 17 se embarcó en el crucero Reina Victoria rumbo a Cala del Quemado y de allí se dirigió a una reunión con los jefes de varias cabilas sometidas.
Castro Girona junto al gran visir el 17 de junio de 1926 en Senada
Discurso del gran visir junto a Castro Girona

En Huasarra y Punta de Pescadores se reunió con el comandante Capaz antes de que este se dirigiera rumbo a la reconquista de Xauen con fuerzas sacadas de la columna del centro. El 22 se entrevistó con el general francés Ivves y coronel Corap.
Castro Girona junto a oficiales franceses en la alcazaba de Senada

El 24 y 25 los dedicó a inspeccionar trabajos de instalación en Cuatro Torres de Alcalá y campamento del Batallón de Cazadores de África nº 8. El 25 llegó a Targuist donde había llegado la columna Mola, con el propósito de relevar a los franceses que había ocupado esta posición y de allí pasó a visitar la columna Balmes en Yebel Bufrat. Después del día 28 dio por terminadas todas operaciones militares en su zona y consiguió la sumisión total de diez cabilas, entre ellas, Beni Tuzín, Beni Urriaguel, Bocoya, Beni Ulixeh, Tensaman y Targuit.
Jefes de Beni Tuzín presentados en el río Nekor

Por orden de Sanjurjo se disolvieron las columnas del cuerpo de operaciones que había partido desde Axdir. En virtud ello la zona de la Comandancia Militar de Melilla quedó dividida en tres zonas: vanguardia, retaguardia e interior, al frene de las cuales quedó un general de brigada.

Julio
El día 1 regresó a su despacho de Melilla. El día 6 revistó Annual y unos días después eligiendo emplazamientos para nuevos campamentos y poblados en Tensaman.
Castro Girona en Annual el 21 de julio de 1926

El día 22 salió en el hidroavión nº 9 para inaugurar el aeródromo Arraiz en Ainzoren, y allí junto a Sanjurjo revistó a las fuerzas aéreas.
Inauguración del aeródromo. Con la letra “A” en el pecho Sanjurjo, con la “B” Castro Girona

El 27 fue en hidro a Río Martín rumbo a Tetuán y de allí a Ceuta para recibir al general en jefe de las tropas francesas en Marruecos, general Boichut. Regresó a Melilla el día 31.

Agosto

El día 3 de agosto embarcó en el Canalejas rumbo a Cala del Quemado para revistar el campamento y poblado del Cardeñosa. En la Alcazaba de Seruda se entrevistó con el Serif Sidi Amido. El 6 está en la pista del alto Ferrach y pernoctó en Targuis. El 7 en Torres de Alcalá revistó el campamento y depósito de Intendencia. Seguidamente en el Zoco del Jemis de Beni-Bu-Grach dio instrucciones para el traslado del campamento y revistó el frente de Ferrach. El día 8 y 9 estuvo en Targuist, Einzoren y Tamajin, donde señaló el emplazamiento de los campamentos. El día 10 visitó los campamentos de las columnas del capitán Luis Ostáriz y coronel Pozas, compuestas de nativos, antes de salir para conferenciar con la confederación de las cabilas de Senhaya. El 14 salió para Tizi-Grit donde se relevó a los franceses, quedando sometida la cabila de Beni Amar. Regresó a Targuist y el día 15 atravesó la cabila de Tarkat y Beni Sedal para llegar al límite con Ketama y en Arcila revistó la columna del coronel Sebastián Pozas Perea. Regresó a Melilla y el día 20 se hizo cargo del Ejército de África por ausencia de Sanjurjo hasta el 1 de septiembre. El 27 fue al Zoco del Seb de Ain Amar para presenciar el relevo de las tropas francesas.

Septiembre

Tras una breve visita a Tetuán llamado por el Alto Comisario, lo recibió el día 10 en Melilla. El 14 de septiembre su esposa, Concepción Pozurama López, puso la primera piedra de la capilla de la Cruz Roja o de San Francisco Javier en Melilla, que veremos que se inauguró en 1927 a iniciativa suya. Según leemos en el Alminar de Melilla (pincha aquí), 
 Momento de la colocación de la primera piedra de la capilla por la esposa del general, María de la Concepción Pozurama López

“La madrina e inspiradora de su construcción fue Concepción Pozurama, quien el jueves Santo de 1925, le dijo a la madre Superiora de la Comunidad de Hijas de la Caridad: “No, madre, esto no puede ser, esto no puede continuar así; esto no es digno ni de Jesús, ni de este edifico. Es necesario que se edifique enseguida una capilla”. En el Alminar de Melilla alguien puntualizó: “La capilla del antiguo Hospital de Cruz Roja está dedicada a La Medalla Milagrosa. En esa capilla está erigida canónicamente la parroquia de San Francisco Javier. La conversación entre la superiora y la señora del general se produce porque la primera capilla estaba situada en los bajos del torreón central a la entrada del edificio principal. Y mientras se celebraba el culto, unos entraban y otros salían. Un caos”. Ya veremos en nuestra próxima entrada que la capilla se construyó e inauguró justo en el breve plazo de un año.

Tras varios días de inspección por Targuist y Zoco del Jemis, el 17 llegó a Tamalaguit (Ketama), donde se hizo cargo de las columnas Pozas y Ostáriz, sometiendo a todas las cabilas de Senjaya, Beni-Selah y ketama. 

Entrega a Castro Girona de armamento capturado en Tamalaguit, septiembre de 1926

Este mismo día La Unión Ilustrada, página 22, publicó la foto de un abanico con una selección de las jóvenes más destacadas de Melilla en aquel momento. La número 1 es la única hija del general, María del Carmen Castro-Girona Pozurama. La paz ya se veía cada vez más cerca en Melilla y había cierto optimismo que permitía ciertas pequeñas frivolidades como esta.


Castro Girona el 20 de septiembre de 1926 en el Zoco de Zelata (Ketama)

El 24 de septiembre el diario La Nación informó de que se habían construido varias calles nuevas en el Poblado del Cabo del Agua (en la costa justo frente a las Chafarinas), y llevarán el nombre de Primo de Rivera, Sanjurjo, Aizpuru y Larrea.
El día 22 recibió la sumisión de toda la cabila de Ketama en Zoco de Zelata y nombró a sus nuevas autoridades. El 24 se trasladó al campamento del Collado de Ketama y de allí salió el 29 a Bab Sestia, en el límite ya con la Gomara donde recibió al general jefe de la campaña, Sanjurjo, que recibió la sumisión de todas las cabilas recientemente conquistadas en Senhaya (Zarkat, Beni Hamed, Beni Buan, Beni Hamea, Beni Hachir, Beni Buchivert, Tagan, Beni Selat, y Ketama).

Presentación del caíd Lil ante Castro Girona en Zoco del Zelata (Ketama)
Acto de sumisión de ketama el 24 de septiembre de 1926
Presentación de la cabila de Senhaya ante Castro Girona y Sanjurjo montados a caballo el 29 de septiembre de 1926


Regulares de Melilla desfilando ante Castro Girona el 30 de septiembre de 1926 en Targuist
Terminó así la Campaña de Otoño y se asignó toda esta zona a la Comandancia General de Melilla a las órdenes directas de Castro Girona. El día 30 ambos salieron para Targuist rumbo a Melilla.

Octubre, noviembre y diciembre

Castro Girona en Budimar Tengamar el 1 de octubre de 1926
 
Los días 5 y 7 continuó sus labores de inspección por Targuist, el Gurugú y el aeródromo de Tauia. El 11 de octubre en el Zoco del Hach dio instrucciones para levantar una escuela mora. Regresó a Melilla y el 21 volvió a revisar otra vez Dar Drius y Tafersit. El 24 embarcó en el cañonero Dato rumbo a Tetuán para entrevistarse con el Alto Comisario y regresó a Melilla el día 26. El 4 de noviembre revistó en Segangan al grupo de Regulares de Alhucemas nº 5. El 6 de noviembre La Esfera, pág. 35, publicó esta foto:
Foto de perfil del general Alberto Castro Girona

El 17 de noviembre Mundo Gráfico, pág. 19, publicó la siguiente foto:


Castro Girona junto al general Carrasco y el coronel Pozas. También vemos a Abd el Kader y Aomar Mizzian
El 19 de noviembre La Unión Ilustrada publicó una foto donde aparece con su hija.
Castro Girona junto al general Carrasco y las hijas de ambos durante el nombramiento del nuevo jalifa de Frajana

El 22 fue a Kandus a elegir el terreno para ubicar la Granja de Experimentación.
El día 1 de diciembre asistió a la fiesta de la plantación de pinos en el Gurugú. El día 2 salió en el Dato para Río Martín rumbo a Tetuán, donde estuvo hasta el día 7 que se dirigió a Ceuta y donde embarcó en el Canalejas hacia Melilla, ciudad a la que llegó el día 8.
Según título expedido por la reina Victoria Eugenia, jefa superior de la Cruz Roja Española, el día 10 de diciembre se le concede la Placa de Honor y Mérito de dicha institución en relación a sus relevantes servicios. El día 13 visitó Monte Arruit y volvió a Melilla. El 15 de diciembre la Voz publica que al día siguiente Castro Girona , junto a su esposa e hija, saldrían para Madrid para tomarse unas vacaciones, con intención de regresar a Marruecos hacia finales de enero o comienzos de febrero, y allí aprovechó para entrevistarse con Jordana, ministro de la Guerra. Sabemos que solía acortar sus vacaciones, y el día 20 de enero lo volvemos a ver en la comandancia de Melilla.


Para leer más artículos sobre este personaje, verás abajo a la derecha que pone en letra pequeña: “entradas antiguas”. Pincha ahí, o en la pestaña especial dedicada a Castro-Girona.

Agradecemos a don Manuel Palomo Romero y a Inmaculada Hernández Castro-Girona las facilidades para publicar algunas de las magníficas fotos del álbum particular del teniente general Alberto castro Girona.


Por Marcial de Castro Sánchez