EDIFICIOS SINGULARES




PALOMARES CASTELLANOS

Tenemos constancia documental de que ya existían palomares en Autillo a finales del siglo XV. Los dos que quedan tienen poco más de un siglo de antigüedad. Son de planta redonda al estilo de Tierra de Campos, aunque también existen de planta cuadrada, pero no en nuestro pueblo. Recuerdan a los columbarios romanos con nichos en las paredes para facilitar el anidamiento de las aves. El mantenimiento de estos edificios, verdaderos emblemas de Tierra de Campos, resulta extraordinariamente costoso. Las subvenciones para su mantenimiento son claramente insuficientes y la tendencia para el futuro es su progresiva desaparición en nuestra comarca. Solo la existencia de personas amantes de nuestro patrimonio y nuestra historia puede salvar a los palomares de su inexorable desaparición, ya que su explotación no rinde beneficios económicos y su cuidado no se compensa con los pocos pichones que se puedan recoger por sus propietarios. Los pichones estofados son una delicia gastronómica al alcance de unos pocos, esa es la única recompensa que pueden obtener los dos únicos y cuidadosos propietarios de los dos palomares autillanos. Aquí vemos a Mariví encaramada en lo alto de su palomar en busca de pichones.






Fotos: Julio Prieto y Marcial de Castro
Texto: Marcial de Castro



LA FUENTE


Existe referencia documental de la existencia de esta fuente pública desde al menos el siglo XVIII, aunque sin duda alguna la construcción debe de ser muy anterior. El agua se extraía con una manivela metálica giratoria accionada a mano, que ponía en juego una serie de cangilones al estilo de las norias. El agua que no sobraba iba a parar a un pilón que hacía de abrevadero de mulas y ovejas que se acercaban al pilón al final del día. Este pilón hoy ha desparecido y el agua se extrae con un pequeño motor eléctrico. Su agua siempre fue fresca y de magnífico sabor, pero desde los años ochenta se desaconseja su uso por estar contaminado el acuífero de sulfatos y otros productos químicos y de origen orgánico que se filtran por los fertilizantes agrarios usados en los campos vecinos. En un espacio cercano se construyó una barbacoa pública aprovechando la cercanía del agua.

 Foto: Julio Prieto
Foto: Marcial de Castro
Fotos: Julio Prieto




LA TORRE

Esbelta y elegante, se trata de una de las pocas torres que están separadas de su iglesia. Así de original.











Fotos: Julio Prieto



El PUENTE DE LA ERMITA







Fotos: Julio Prieto



EL COMPLEJO HIDRAULICO DE LA FABRICA DE HARINA (EN ABARCA)







Fotos: Julio Prieto


LA CASA "CASAÑÉ"

Recibe este nombre del apellido de su propietario, rico propietario de tierras vinculado a Guaza. Es una casa elegante y portentosa, construida entre 1898 y 1900 y situada en el principal cruce de calles del pueblo. Solo los más viejos del lugar la recuerdan habitada, sería estupendo que alguien volviera a hacerlo.






Fotos: Julio Prieto
Texto: Marcial de Castro


EL PALACIO DE LOS Sres. de REINOSO
(Mal llamado de Dª BERENGUELA)


El denominado “Palacio” consta de dos edificios anejos bien distintos en su aspecto y en su primigenia funcionalidad. En realidad es una “casa fuerte” de uso señorial. Una parte es un torreón truncado y actualmente techado que sabemos por el Catastro del Marqués de la Ensenada de hacia 1750 que aún tenía sus almenas y artillería. Probablemente también sirvió cárcel con sus grilletes en las paredes. Los muros de esta torre llegan a alcanzar grosores de unos tres metros de anchura en su base. La otra parte eneja de la torre es la parte auténticamente residencial del edificio. Sabemos que el obispo don Francisco de Reinoso reformó esta parte del edificio, a sus expensas, nada más llegar a España desde Italia en 1573. El palacio era la casa fuerte de los señores feudales del pueblo durante siglos, perteneciente a la noble familia de los Reinoso. Existe la tradición oral en el pueblo de que aquí fue donde se refugió la reina doña Berenguela de Castilla en el año 1217. Hoy parte de su tejado está en ruinas. La actual alcaldía intenta evitar su caída definitiva transformando este edificio en el nuevo ayuntamiento, pero la ausencia de presupuesto hace que este proyecto sea por el momento una bella idea que quizás algún día se haga realidad.







Fotos y texto: Marcial de Castro




EL ACUEDUCTO


El acueducto que hace pasar el agua del Canal de Castilla por encima del río Valdeginate, en realidad se encuentra en el vecino término municipal de Abarca de Campos. Aún así, los autillanos lo consideramos como algo muy propio, ya que todos los mozos y mozas del pueblo hemos ido allí de excursión en nuestras bicicletas. Es difícil substraerse al romántico encanto de sus choperas, la agradable sombra que proyectan sus árboles situados en su orilla bajo el insoportable calor estival.






Fotos y texto: Marcial de Castro




EL CANAL DE CASTILLA, LA “PLAYA” AUTILLANA

El canal de Castilla se construyó en su tramo autillano a mediados del siglo XIX con mano de obra presidiaria que se alojaba en la desaparecida ermita de Santa Ana en Abarca. Se concibió como una “autopista” fluvial para transportar más fácilmente grano desde Castilla hasta los puertos de Cantabria. A comienzo de los setenta del siglo XX el canal se destinó a regadío de las tierras circundantes, cuando su misión original de transporte perdió su sentido a favor del tráfico rodado de mercancías. En su orilla, a la altura de los actuales invernaderos de Ángel Castro, teníamos los autillanos nuestra pequeña playa a falta de piscina estival. Aquí aprendieron muchos niños del pueblo a nadar sin monitores, a pelo, algunos a estilo perro… Hoy en día esta playa fluvial está completamente abandonada, comida por la maleza, ya que los jóvenes autillanos van desde los años ochenta a la piscina municipal de Fuentes de Nava.




Fotos y texto: Marcial de Castro

    
Foto: Julio Prieto. 

Como bien dice Marcial, y se comprueba en esta toma, en los años70-80 el Canal era una auténtica playa fluvial donde pasábamos estupendos momentos jóvenes y mayores.



EL PUENTE de CARRENAVA


Este puente es hermano del que tenemos en el casco urbano de Autillo, ambos de mediados del siglo XVIII. Recibe su nombre porque se ubica en el camino que se dirigía a la Nava, laguna natural que se ubica entre los pueblos de Fuentes de Nava, Paredes de Nava y Becerril de Campos.


  
Fotos y texto: Marcial de Castro



EL CEMENTERIO

Se construyó en el siglo XIX cuando dejaron de usarse las iglesias como lugares de enterramiento. Ocupa el lugar de una antigua y desparecida ermita llamada de Santa María, de ahí que se ubique este cementerio en el conocido como “Alto de Santa María”.





Fotos y texto: Marcial de Castro




EL FRONTÓN DE LA IGLESIA

En el exterior de la iglesia, la pared derecha siempre se utilizó para el juego de pelota a mano o de frontón. Los jugadores más hábiles se las arreglaban para que la pelota rebotase en el contrafuerte exterior de la iglesia y dificultar así la jugada al adversario, eso hacía que el juego se dificultase un poco y los jugadores más tramposos, los que jugaban a la “roña”, sacasen más provecho del juego “sucio”. Más tarde se colocaron unas canastas para el juego de baloncesto. Hoy ha desaparecido esta función deportiva del espacio y se ha imposibilitado este uso para el futuro, ya que se ha plantado varios árboles en el antiguo campo de juego. Se impide también así que la pelota se quedase en el tejado de la iglesia, lo que conllevaba que los mozos subiesen a él por la ventana de la sacristía para recuperarlas, con el consiguiente deterioro de las tejas que cubren la sacristía.



Fotos y texto: Marcial de Castro


EL NUEVO FRONTÓN

En los años ochenta se construyó el actual frontón junto a los depósitos del agua. Desgraciadamente nunca se le sacó demasiado partido a esta inversión, hoy en día son pocos los autillanos que hacen uso de él.


Fotos y texto: Marcial de Castro.



LOS DEPÓSITOS DEL AGUA

Estos depósitos del agua sirven para depurar el agua de abasto público, y se encuentran en las Eras Altas. El agua procedente del Canal de Castilla. Este depósito también depura y lleva el agua que suministra a las localidades de Abarca, Frechilla, Guaza y Mazuecos.




Fotos y texto: Marcial de Castro


CANALIZACION RIO VALDEGINATE y LA PRESA.

En los años sesenta se canalizó el río Valdeginate para controlar su curso, que antes era divagante y sus márgenes poco seguras durante las crecidas. Se construyó una pequeña presa para que sus aguas sirvan de riego y de abrevadero. Cuando la presa está llena se puede regar por pie el prado, que es una amplia superficie para uso comunitario de los ganados del pueblo. En estos últimos decenios se ha conseguido que haya casi siempre un pequeño curso de agua durante el período estival, lo que ha facilitado que el río tenga cangrejos en verano, que son objeto de pesca por grandes aficionados que tenemos en el pueblo y procedentes también de otros lugares.









Fotos: Marcial de Castro y Julio Prieto
Texto: Marcial de Castro


LA ERMITA DEL CRISTO DEL HUMILLADERO


Hacia el año 1625 un cura beneficiado de Autillo decidió que de su peculio se construyese nuestra ermita. En los años sesenta el obispado decidió su venta a un particular. Conserva trazas de su retablo de obra y su policromía original.



 Foto: Internet
Foto y texto: Marcial de Castro



LAS ERAS DE SANTA EUFEMIA

Si salimos por detrás de la iglesia en dirección a la Fuente Quintanillas, encontraremos las eras de Santa Eufemia, llamadas así por su proximidad a la iglesia parroquial del mismo nombre. En las eras se hacían todas las labores para separar la paja del grano tras la cosecha. Allí se guardaban los aperos en las casetas de adobe, normalmente con puertas construidas de viejos trillos reutilizados para tal fin. En el siglo XVIII había un pequeño barrio habitado en esta zona, hoy no queda ni un solo recuerdo ni resto de sus antiguas casas. Algunas de estas casetas están en estado ruinoso, lo que le da un toque aún más romántico a este paisaje cercano al pueblo.






 Fotos y texto: Marcial de Castro



LAS ERAS ALTAS

Están situadas en las cercanías del pueblo junto a la carretera que conduce a Fuentes de Nava, también utilizadas durante mucho tiempo como improvisado campo de fútbol. Cercano se encuentran los depósitos del agua y el moderno frontón.





Fotos y texto: Marcial de Castro



EL CHALET DE CÁNDIDO

Este chalet fue la primera construcción de este tipo que tuvo Autillo durante mucho tiempo, objeto de admiración y sana envidia de todos los que entraban y salían del pueblo por la carretera de Fuentes.

Foto y texto: Marcial de Castro




CASA MODERNA BLASONADA FRENTE A LA IGLESIA

Autillo, a diferencia de varios pueblos de su entorno, no tuvo nunca casas con escudos familiares en sus fachadas, recientemente se construyó una moderna casa blasonada frente a la iglesia de Santa Eufemia.


Fotos y texto: Marcial de Castro



EL AYUNTAMIENTO

La construcción de este edificio se data entre 1893 y 1901, según inscripciones que se pueden leer. Recientemente se ha destinado en su interior un espacio dedicado a uso y consulta pública de Internet en seis terminales de ordenador.

En el local anexo, está el único bar del pueblo, auténtico lugar de encuentro, conocido por todos como "La tele", ya que fue allí donde se ubicó la primera televisión del pueblo. En la actualidad esta concesión municipal está dirigido por Covadonga.


Foto y texto: Marcial de Castro


LAS ESCUELAS/CONSULTORIO MÉDICO

Los más mayores del lugar tenían su escuela pública en el edificio que hoy sirve de bar. Las generaciones de mediana edad aprendieron sus primeras letras en las modernas escuelas, divididas por sexos en dos salas opuestas y separadas por la puerta principal de acceso a ellas. Aquí aprendían niños y niñas de muy diferentes niveles educativos mezclados en el mismo aula. Cuando se produjo el descenso radical e irreversible de la natalidad en Autillo, no había alumnado suficiente para justificar la existencia de un maestro en nuestro pueblo, y los escasos niños autillanos tuvieron que desplazarse a Villarramiel, lugar donde se concentraron los otros niños de la comarca con similares problemas demográficos.  El abandonado edificio de las escuelas fue reutilizado a finales de los setenta o comienzos de los ochenta, en el ala izquierda del edificio, como dispensario médico donde pasan consulta doctores procedentes del centro médico de Villarramiel. 

Foto y texto: Marcial de Castro



LOCAL MUNICIPAL DE USOS MÚLTIPLES

A comienzos de la primera década de este siglo se construyó un magnífico local de usos múltiples donde se celebran bailes, fiestas gastronómicas, obras de teatro, se proyectan películas y se celebran eventos que hasta hace bien poco  utilizaban los espacios disponibles en las antiguas escuelas, el ayuntamiento o el bar que hace las veces de teleclub y centro cultural con una pequeña biblioteca. Antes las fiestas de la patrona Santa Eufemia y de la Virgen del Castillo se celebran en la plaza del pueblo, con un templete de madera donde actuaban los músicos al aire libre, siempre al albur de las inclemencias del tiempo. Este edifico, sobrio pero funcional, con aspecto de nave de usos agrarios, se ha convertido en un buen lugar de reunión de todos los autillanos cuando necesitan de un gran espacio para sus celebraciones y eventos culturales.


Fotos y texto: Marcial de Castro




LA NUEVA CARRETERA DE FUENTES

Este es el aspecto que tenía el día primero de agosto de 2012 la nueva carretera que va desde Paredes de Nava a Villarramiel a su paso por Autillo, que amplía la que hoy existe entre Autillo y Fuentes de Nava.


Fotos y texto: Marcial de Castro




LA BÁSCULA MUNICIPAL

Esta báscula municipal se utiliza para pesaje de camiones y remolques cargados con alfalfa, cebada o cualquier otro producto. Aquí también se inflan ruedas y se han colocado un lugar de recogida de aceites usados de vehículos de todo tipo para evitar que contaminen el suelo y el subsuelo.

Fotos y texto: Marcial de Castro



LA TIENDA DE COMESTIBLES DE MARGARITA

Esta tienda de ultramarinos es la única que actualmente existe en el pueblo, y está regentada por Margarita Carriedo. Calidad de los productos, buen trato y la simpatía de su propietaria es su principal divisa.


Fotos y texto: Marcial de Castro



LA PLAZA DE DON MARCELINO ESTÉBANEZ

Originalmente el término “plaza” del pueblo solo se aplicaba a la plazoleta que está en frente de la actual estación de autobuses, frente a la casa de Casañé. La actual plaza de don Marcelino Estébanez era conocida en todos los documentos como “el Corro”. Recibe el nombre de un médico que ejerció en el pueblo durante unos cuarenta años y ayudó a nacer a buena parte de los actuales autillanos. Don Marcelino fue uno de los promotores de la coronación de la virgen del Castillo en el año 1959. Esta plaza o corro es el auténtico centro neurálgico del pueblo, allí se ubicó durante muchos años el bar de Adelina. Allí se bailaba en la fiesta y se colocaba el templete de los músicos; allí se instaló un pequeño parque infantil, allí comíamos todos pipas de girasol tostadas de forma compulsiva; allí se pintó el mural que conmemoraba la proclamación del rey Fernando III el Santo en Autillo de Campos en 1217 como rey de Castilla.




Fotos y texto: Marcial de Castro





LA FUENTE DE LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO/DE LA CONSTITUCIÓN

Esta extraña e ignorada fuente se encuentra entre las escuelas y la torre de la iglesia. Su uso es meramente ornamental, ya que su agua es procedente del abasto público, no de grato sabor y demasiado caliente. Nos es difícil recordar a alguien beber de ella. Se colocó hacia los años ochenta.


Fotos: Marcial de Castro y Julio Prieto
Texto: Marcial de Castro



LA PARADA DE AUTOBUSES

Situada en el corazón geográfico del pueblo entre la casa de Casañé y la casa rural Fermina. Se concibió para refugio de los niños que tenían que esperar al autobús que les tenía que llevar a la escuela en Villarramiel, y a quienes tenían que esperar el coche de línea que diariamente transporta a los viajeros que desean desplazarse a Palencia.

Fotos y texto: Marcial de Castro


FACHADAS DE ADOBE EN LA PLAZA

Hubo un tiempo, no más de treinta o cuarenta años, que la mayor parte de las casas, almacenes y corrales de Autillo tenía sus fachadas de trulla, de una capa de barro y paja que cubría las paredes de adobe o de tapial. Autillo se sitúa en plena campiña terracampina, la cantera de piedra más cercana la tenemos en el páramo de Pedraza o en la zona de Ampudia, a veinte o treinta kilómetros en línea recta. Los autillanos durante siglos hemos utilizado las tierras lodales del río para suplir la falta de piedra en los alrededores, de allí se extraía toda la arcilla para cocer los ladrillos de la iglesia, como nos lo indican los documentos. El ladrillo rojo, a diferencia de nuestros días, era la excepción y más bien propio de las casas con más empaque del pueblo. Recuerdo hace no muchos años escuchar de boca de una familia francesa, que la primera impresión nada más ver a Autillo fue la de llegar a Tombuctú. Estas dos casas cercanas a la plaza de don Marcelino Estébanez son un ejemplo de un modelo de arquitectura típica de Tierra de Campos que va camino de su extinción total.



Fotos y texto: Marcial de Castro



CASA RURAL “FERMINA”

Se llama así por el nombre de la última propietaria de esta casa antes de ser reformada para alojamiento de visitantes y ser convertida en casa rural. Su interior es amplio y acogedor e intenta respetar la estructura y la decoración de una casa típica del pueblo. Un lugar simplemente ideal para los que quieran conocer nuestro pueblo y sus alrededores. Para mas información y reservas pincha aquí.

Foto y texto: Marcial de Castro



MODERNAS EXPLOTACIONES GANADERAS

Desde hace varios decenios varios jóvenes avispados, trabajadores y arriesgados emprendedores decidieron modernizar sus explotaciones de ganado lanar, al objeto de conseguir optimizar sus explotaciones. El resultado es que a las afueras del pueblo se pueden ver varias de estas naves equipadas con sistemas automatizados de ordeño y racionalización de espacios, que fueron muy avanzados para su época.


Fotos y texto: Marcial de Castro



HUERTOS SOLARES

Foto: Marcial de Castro


Un Paseo estival...