3 de julio de 2015

La Vieja Escuela


HOMENAJE A PACO VEGA

Repondremos algunas de las entradas enviadas por nuestro querido amigo 
Paco Vega, QPD.

Se pueden leer todos sus "Recuerdos de Autillo", en la página de éste blog
ESCRITO POR

Foto: Julio Prieto
Texto: Paco Vega

D. ISACIO

Mi primer contacto con la escuela fue en septiembre de 1954, cuando ya tenía 7 años y 6 meses.
No se por que motivo empecé a ir a la escuela tan tarde. Además los dos primeros años fueron los peores. Yo, saqué muy malas notas. Para mi fueron dos años, que en la escuela no aprendía por que nadie me enseñaba.
Comencé a despegar cuando tenia 10 años, (creo que pudo influir una charla que tuve con D. Isacio), empecé a comprender que tenía que estudiar por mi cuenta, hacer preguntas y pedir explicaciones, sin esperar a que nadie viniese a enseñarme nada.
Cierto día D. Isacio nos dio cita a un grupo de alumnos para poder hablar con nosotros.
Nos dijo que a él, le hubiese gustado enseñarnos mucho más, pero ya no tenia fuerzas, por ser un viejo maestro a punto de jubilarse, que tenía que atender a toda una escuela con cuatro grupos de niños, con cuatro grados de estudio, de distintas edades y con distinto nivel.
Nos animó a que hiciésemos un esfuerzo para estudiar por nuestra cuenta sin tener miedo de nada, estudiad y asimilad todo lo que os rodea, el mundo os esta esperando.
Terminó pronosticando: “Estoy seguro que muchos de vosotros llegará un día que sabréis muchas más cosas que este pobre maestro que hoy tenéis ante vosotros”.
Esto me costó entenderlo, pues no entraba en mi razón como iba a poder ser que un alumno supiese más que el maestro.

LOS INSPECTORES DEL REGIMEN Y EL ORIGEN DE LA PATATA

D. Isacio, era un hombre muy tranquilo, pero se ponía muy nervioso y alterado los días que había visita de los inspectores escolares. Todos ellos eran muy afines al régimen y a las consignas franquistas, A la hora del saludo, puestos en pie y con el brazo extendido, cantábamos alguna ”canción popular”: Cara al sol, Prietas las filas, Gibraltar, etc.
Las preguntas que hacían eran abiertas a todo el grupo y los que la sabían levantaban la mano pidiendo permiso para responder. Un día después de tres o cuatro preguntas que no supimos contestar, la siguiente fue: de donde es originaria la patata. Todos nos mirábamos con cara de poker, pero nadie respondía. D. Isacio que no paraba de pasear por el pasillo, cuando el otro no miraba nos pasaba alguna seña, cogió un libro que había sobre un pupitre y lo abrió por una página que tenía el mapa de América, al instante media escuela tenía la mano en alto, el otro se quedó mosca y perplejo, pero no vio la jugada, D. Isacio, ya no sabía que hacer, soplaba, cambiaba de color y le temblaban las cachas, se sentó en el estrado y ya no se levantó.

D. ISACIO SE JUBILA Y ENTRA TRINI

Creo que D. Isacio, se jubiló en Diciembre de 1958, le recuerdo muy emocionado el día que nos presentamos, delante de su casa en Frechilla, un nutrido grupo de ex alumnos para darle las gracias y hacerle entrega de un detalle, en recuerdo y homenaje a su labor como maestro rural.
Con Trini, solamente estuve dos trimestres, pero fueron seis meses muy intensos, sin duda los más fructíferos y de mayor rendimiento de mí etapa de primaria. Las clases con Trini eran dinámicas y muy didácticas, nada que ver con la etapa de D. Isacio.

LA ESCUELA Y EL MATERIAL DIDACTICO

La escuela, estaba ubicada en la planta baja del Ayuntamiento (lo que ahora es el bar) Era un local muy frió en la estación invernal, Cuando había que escribir, se escribía con guantes y sin quitarse el abrigo, ni el gorro, ni la bufanda, es mas, los días de mucho frío, llevábamos en los bolsillos dos morrillos calientes o dos trozos de ladrillo.
En el estrado y la pared principal estaba: la mesa del maestro, la pizarra o el encerado y el mapa de España. Por otra parte: el escudo, la bandera, las fotos de Franco, José Antonio y un crucifijo en el centro.
La biblioteca. Varias decenas de libros sobre una estantería, era la gran olvidada, se utilizaba muy poco y eran nulos los estímulos para crear afición. Yo solamente leí un libro estando de vacaciones al final del primer grado. El título: La Gaviota.
En la mesa del maestro había un globo terráqueo, montado sobre un pie giratorio y con el eje inclinado, respecto al plano orbital.
Luego estaban los pupitres, estos eran de dos plazas con el tablero abatible que daba acceso a un cajón para guardar el material escolar, en la parte fija también tenía dos tinteros integrados.
Los materiales fungibles que había que reponer, se limitaban a la tiza del tablero o encerado y a la tinta del tintero.

LOS LIBROS Y LOS CUADERNOS

“El Catón” para aprender a leer.
“La Enciclopedia Álvarez” 1º-2º y 3º Grado.
“El Catecismo”, y los “Cuadernos de Rubio”
Cuadernos de Caligrafía-Cuadernos de cálculo y problemas de Matemáticas.
La pizarra y el pizarrín, (podía ser blando o duro).
El lápiz, el saca puntas, y la goma de borrar (marca MILA).
Las Plumillas y el palillero, el papel secante y el tintero de PELIKANO.

Texto extraído de los "Recuerdos de Autillo" de Paco Vega.