4 de noviembre de 2017

Carlos Castro Girona, Teniente Coronel de Estado Mayor. Hijo de Autillano nacido en Filipinas





Nació en Zamboanga (Filipinas) el 4-11-1877 y falleció en el parque del Retiro de Madrid el 21-6-1921, muerto a disparos por un marido ultrajado. Su asesino fue el capitán Alfonso Barrera Campos, hijo del teniente general Emilio Barrera Luyando (1869-1943).

Carlos Castro Girona era hijo del capitán autillano Leonardo Castro Asensio (nac. 1844) y de la valenciana Braulia Girona Selda. Su hermano mayor fue el teniente general Alberto Castro Girona, sus otros hermanos fueron Guadalupe, Augusto, Emilio y Ana. El 20-1-1902 se casó en Ceuta con María de África González Muñoz, con la que no nos consta que tuviera hijos.

Su carrera militar fue brillantísima. Ingresó en la Academia de infantería en 1896. Ascendió a primer teniente en 1903 y a capitán 1908. En 1910 fue capitán de estado mayor con el número uno de su promoción. En 1913 ascendió por méritos de guerra a comandante y en 1916 ascendió también por méritos de guerra a teniente coronel. Poco antes de fallecer en 1921 había sido propuesto a coronel. Fue distinguido con la cruz de María Cristina, la del Mérito Militar, la de San Hermenegildo, comendador de la Orden Xerifiana en 1918 y con la cruz de la Legión de Honor de Francia en 1920. Según añade su brillante hoja de servicios, hablaba francés y árabe y medía 165 cms.

En 1914 ya aparece ocupando un cargo de confianza del entonces Alto Comisario español en África, José Marina Vega (1850-1926), como jefe de la Policía Indígena de Tetuán. En 1916 está a las órdenes directas del entonces teniente coronel de caballería Miguel Cabanellas Ferrer (1872-1938). Ese mismo año se entrevistó con el El-Raisuni. Entre 1917 y 1918 fue ayudante de campo, como segundo jefe de Estado Mayor, al servicio del Alto Comisario Francisco Gómez Jordana (1852-1918), ejerciendo como su secretario. A la muerte de éste siguió en 1919 a las órdenes directas de su sucesor en la Alta Comisaría, Dámaso Berenguer Fuster (1873-1953). En este año de 1919 y en adelante fue la mano derecha en Larache del general Barrera Luyando, el padre de quien dos años más tarde fuera sus asesino.

Este general Barrera cierra y firma la hoja de servicios de teniente coronel Carlos Castro Girona el 18 de febrero de 1921, resaltando las "sobresalientes condiciones de aptitud intelectual, física y moral de este jefe" por lo que le considera "muy especialmente apto y útil para toda clase de empresas y destinos". Cuatro meses más tarde su hijo acabó con su vida y su brillante carera militar.

Todo apuntaba a que el teniente coronel Carlos Castro Girona iba a tener un futuro militar más brillante incluso que el de su hermano Alberto, que llegó a ser teniente general, y quien tuvo a sus órdenes en África al mismísimo Francisco Franco. Para entender las trágicas circunstancias de su muerte hay que leer las notas de prensa del diario La Voz y del ABC de Madrid que se hicieron eco del suceso . Pincha aquí y después pincha aquí:

http://hemerotecadigital.bne.es/pdf.raw?query=id:0000725901&lang=es&log=00000000-00000-00001/

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1921/06/22/013.html

Su asesino el capitán Alfonso Barrera Campos (1895-1941) era hijo del citado general Barrera Luyando, y se había casado el 21-3-1915 en Tetuán con Clara Cabanellas Torres, hija del famosísimo general Miguel Cabanellas Ferrer. En 1909 ingresó en la Academia de Infantería. En 1914 ascendió a primer teniente y en 1918 a capitán, siempre por antigüedad. En 1914 estuvo en combate en las columnas del general Primo de Rivera y del general Berenguer. El 20 de septiembre de 1919 fue gravemente herido en la pierna derecha y no se incorporó a su destino hasta el 6 de febrero de 1921. El día 21 de junio asesinó al teniente coronel Carlos Castro Girona, y fue condenado el 27 de octubre a cuatro años de destierro sin abonos ni reconocimiento de antigüedad, alejado 50 kilómetros de Madrid y Larache, más una indemnización para la familia de 10.000 pesetas. Al hermano del fallecido, Alberto Castro Girona, esta pena siempre le pareció insuficiente y sabemos que guardó resentimientos durante años. El caso es que Barrera se reincorpora al servicio en Barcelona el 31 de julio de 1924. El 14 de junio de 1930 obtuvo la anulación de su matrimonio con Clara Cabanellas Torres por el Tribunal de la Rota. El 24 de octubre de 1931 causó baja voluntaria en el ejército, acogiéndose al decreto del 25 de abril.

Sabemos que se sumó, junto con su padre, al levantamiento militar contra la República del 10 de agosto de 1932 (la Sanjurjada). No es de extrañar, pues su padre era el jefe máximo jefe de la fallida insurrección militar en Madrid. El padre logró huir a Francia pero el hijo fue detenido junto a otros casi 150 jefes militares que fueron detenidos y deportados a Villa Cisneros (hoy Dajla, Sahara Español). La Guerra Civil le sorprendió en Madrid, pero logró cruzar las líneas al Bando Nacional y el 6 de septiembre de 1936 se presentó en el Gobierno Militar de Guipúzcoa donde fue pasaportado a Burgos y habilitado como comandante. El 24 de agosto de 1938 fue herido en el frente de Extremadura cuando estaba al mando del XIII batallón del Regimiento de Infantería de Castilla nº 3. Sabemos que fue mutilado de guerra y falleció en Madrid el 29-8-1941. Se había casado en segundas nupcias con Consuelo Basch Gasterán, y dejó una hija de su primer matrimonio: Clara Barrera Cabanellas.

Hoja de Servicios de Carlos Castro Girona, firmada por el General Barrera


 Miguel Cabanellas Ferrer (1872-1938)


 Firma del capitán Alfonso Barrera


General Barrera Luyando





Por Marcial de Castro