5 de junio de 2015

Francisco de Reynoso y Mella, Caballero de Malta.





                             


Por Erik Reynoso-Palomar.



Hace algún tiempo cuando estaba en Malta me pregunté cuántos Reynoso y cuántos Autillanos habrían pisado aquellas islas del Mediterráneo y la respuesta la encontré en el evento épico conocido como el Gran Sitio de Malta y en el libro de Balbi.

El Gran Sitio de Malta fue uno de los más importantes eventos militares del mundo cristiano. Los otomanos desde hace siglos amenazaban con conquistar Europa y poco a poco, con paciencia las amenazas se hicieron cada vez más evidentes: la intención del imperio Otomano era poner el mundo civilizado bajo la bandera del Islam con el liderazgo del Sultán Solimán el Magnífico. Durante este periodo el Imperio Otomano era una potencia fuerte, sólida y económicamente activa lo que les permitía expandirse de manera constante y firme.

Europa -dividida- pronto sentiría la amenaza del Imperio Otomano y una fuerza en particular sería esencial para detener su avance: los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén. Después de las Cruzadas los caballeros hospitalarios se establecieron en la Isla de Rodas hasta que fueron expulsados por Solimán tras un largo sitio. En 1530 la Orden se establecería en las Islas de Malta y Gozo siendo entonces conocidos como los Caballeros de Malta. Hacia 1551 los otomanos liderados por Dragut invadirían la isla de Gozo capturando a la mayoría de la población y esclavizando a todos ellos: hombres, mujeres y niños.

Hacia 1560 los Otomanos dominarían el Mediterráneo y con el tiempo fue evidente que el siguiente blanco sería la conquista de Malta para así desaparecer a sus mayores oponentes. Cayendo Malta, pronto caería Europa.

En aquel periodo era Gran Maestre de la Orden Jean de la Vallette, un hombre de avanzada edad pero con una carrera militar inigualable; un caballero estoico, firme, disciplinado y capaz.

Jean de la Vallette, Gran Maestre, Caballero francés de la lengua de Provenza, lo describe el arcabucero y cronista Francisco Balbi de la siguiente forma: “muy católico cristiano, y tan valiente soldado como cuerdo y buen capitán, antes que este caballero haya subido al grado supremo de su religión ha pasado por los de más menores: porque ha sido Fraile Comendador Capitán de Galera, general de todas. Bailio de Lango, Gobernador de Trípoli y al fin Gran Maestre, además de haberse hallado en el sitio de Rodas.” Fue elegido Gran Maestre en Agosto 1557; cuando ocurrió el asedio tenía 67 años

Hacia 1564 los espías de la Vallette pronto confirmarían el miedo sobre la invasión: un gran ejército se dirigiría a Malta para ver el fin de los Caballeros, de la Orden y e iniciar la conquista del mundo cristiano.

La relación sería de 4 o 5 contra 1 y en Mayo de 1565 comenzaría este gran asedio.

¿Cuál es la relación entre Autillo de Campos y el Gran Sitio?

Francisco de Reynoso y Mella nació aproximadamente en el año 1535 en Formariz, Zamora, solar de sus antepasados. Fue el segundo de los tres hijos que tuvieron don Bernardo Romero de Reynoso y María de Mella. Su hermano Juan Romero de Reynoso y Mella heredaría el Señorío de Formariz de su tío Diego Romero de Reynoso por ser el mayor en línea agnada.

Su relación con Autillo de Campos es por parte de su abuela doña Beatriz de Reinoso que era natural de Benavente, fue nacida hacia 1465 y casó con Pedro Romero, Señor de Formariz. Don Pedro y Doña Beatriz se encuentran sepultados: “En la capilla de San Ildefonso, de la Catedral: Aquí yace el muy honrado caballero Pedro Romero, que murió a 13 de Diciembre de 1508 años, y la honrada y devota dueña Beatriz de Reinoso, su mujer, que murió a 10 e Enero de 1530 años.” Doña Beatriz de Reinoso era descendiente de los Señores de Autillo de Campos.

Francisco Romero de Reynoso y Mella -o Reynoso y Mella como fue conocido- vistió el Hábito de la Orden de San Juan el 23 de Febrero de 1560 perteneciendo a la Lengua de Portugal, Castilla y León.

Este Caballero de Malta de origen castellano y con sangre autillana se encontró en el Gran Sitio de principio a fin participando activamente en su defensa. El arcabucero Francisco Balbi de Correggio en su libro “Verdadera Relación de todo lo que el anno de M.D.LXV. Ha sucedido en la Isla de Malta, de antes que llegase l'armada sobre ella de Solimán Gran Turco hasta que llegó el socorro postrero del Rey Catholico nuestro señor don Phelipe segundo deste nobre” enlista en su libro a todos los caballeros que participaron en el Gran Sitio:

“Todos estos caballeros y religiosos aquí nombrados son de los que den de el principio de la guerra estaban en Malta y han permanecido hasta el último, sirviendo de contino a Dios y su religión.

Murieron más de dos mil y quinientos soldados de todas naciones. Y entre hombres y mujeres, doncellas y niños siete mil malteses y quinientos esclavos de la Religión”.

En este listado dice: “Numero de los cavalleros de todas naciones, que en el sitio murieron, y adonde, y de todos los que quedaron vivos, acabada la Guerra”. 40 caballeros vivos de la Lengua de Castilla: Entre ellos encontramos a Fray Francisco de Reynoso y Mela [sic por Mella]

Francisco de Reynoso y Mella se encontró en Malta cuando sucedió la guerra y fue uno de los 40 castellanos que sobrevivieron. El Sitio fue sangriento y el ataque otomano fue implacable, bombardearon los fuertes continuamente de tal forma que se decía que la noche parecía día.

Cayeron fuertes y el Comendante Mustafa Pasha hizo decapitar a los caballeros que habían caído prisioneros, mandó crucificar sus cuerpos dejando aquellas cruces flotando en el Gran Puerto en señal de burla; en respuesta el Gran Maestre Jean de la Vallette mandó decapitar a todos los prisioneros turcos, en seguida cargaron las cabezas en los cañones disparándolos hacia el campamento enemigo provocando terror entre los mismos otomanos al ver que no intimidarían a los Caballeros de Malta.

El sitio continuó 6 meses y la pequeña pero valiente fuerza cristiana fue victoriosa haciendo una magnífica defensa. Sería largo aunque interesante relatar todo lo acontecido pero para el objeto de estudio hoy dejamos claro que un Caballero de sangre Autillana fue partícipe de esa gran guerra cuya victoria fue celebrada en el mundo cristiano. La ventaja numérica había hecho arrogantes a los Otomanos y los caballeros de Malta estaban decididos a luchar hasta el final. Los Otomanos se enfrentarían a hombres convertidos en leones y uno de ellos fue D. Francisco de Reynoso y Mella.

A nuestro Capitán Francisco (Romero) de Reynoso podemos seguirle la pista unos años más gracias al “Indice de pruebas de los caballeros que han vestido el hábito de San Juan de Jerusalén (Orden de Malta) en el Gran Priorato de Castilla y León desde el año 1514 hasta la fecha” escrito por Alfonso Pardo y Manuel de Villena y Fernando Suárez de Tangil y de Angulo:

Después del Gran Asedio fue nombrado Prodomo de la Enfermería de la Isla el 25 de Octubre de 1576 y el 26 de Febrero de 1577 fue Capitán de la Nave Capitana de la Orden. A sus 43 años, esta es la última noticia que tenemos de este caballero que estuvo combatiendo de principio a fin en “El Gran Sitio de Malta” de 1565. 





Vista del Gran Puerto desde los Jardínes Barrakka. Al frente se encuentra el Fuerte St. Angelo 




Con-Catedral de San Juan ubicada en la ciudad de Valletta, Malta. 


Capilla de la Lengua de Castilla que incluía los Grandes Prioratos de Portugal, Castilla y León. 

Al fondo: Pintura del Apóstol Santiago. 





Levée du Siège de Malte por Charles Philippe Lariviere.