15 de abril de 2015

La ermita de Mazuecos en Arenillas, cuna de los Reinosos de Autillo



Esta entrada pretende ser un pequeño homenaje a todos aquellos Reinosos del mundo, especialmente a los americanos, que han hecho que nuestro blog sea seguido por cientos de personas al otro lado del Atlántico. Ellos son los más fieles de nuestros seguidores y tenemos a varios colaboradores que ya son nuestros amigos, y en el caso de Erik Reinoso, nuestra mano derecha en todo lo que atañe a esta noble familia. Mi saludo es un abrazo fraterno y agradecido a todos ellos.



Ya hemos dicho que el origen de esta familia autillana hay que buscarlo en el despoblado de Arenillas, a 2,26 kilómetros de Mazuecos en línea recta. Ya a finales del siglo XVI la casa solar de esta familia estaba en ruinas y hoy solamente nos queda una ermita que por fin podemos visitar por dentro.

Según la leyenda local, que me la contaron muy rápido y omitiendo muchos detalles, parece ser que dos hermanos (uno de Cisneros y otro de Mazuecos) encontraron en el lugar que hoy ocupa la cripta de la ermita, un cristo al que quisieron construir una ermita. Lo echaron varias veces a suertes y siempre salía la varita más larga para el hermano de Mazuecos, de ahí que se construyera en el término municipal de este pueblo.


Interior de la ermita


Acceso a la cripta a los pies del templo.


Interior de la cripta.



Lápida funeraria a los pies del altar donde están sepultados doña María de Gijalba, ama de la infanta doña Isabel, y su esposo el licenciado Escobar, del Consejo Real, muertos en 1591 y 1592 respectivamente.



La lápida hace alusión a la infanta Isabel Clara Eugenia (1566-1633), gobernadora de los Países Bajos e hija de Felipe II. Erik Reinoso me adjunta la siguiente referencia, al que agradezco su amabilidad, como siempre, jamás me ha fallado. Me dice que Luis Escobar y Grijalba fue hijo de esta pareja y que el licenciado Escobar era oidor de la Contaduría Mayor de la Real Hacienda y cuñado de alguien de la familia Grajal.




Vista exterior de la ermita desde sus pies.


Lateral posterior de la iglesia.



Por Marcial de Castro.