25 de enero de 2015

Autillanos muertos en la Guerra Civil en la zona republicana



Solo hubo 7 fallecidos en zona republicana pertenecientes a los 32 pueblos que conformaban el antiguo partido judicial de Frechilla en el año 1942. Sin embargo de estos siete, dos eran precisamente autillanos.

Si a estos dos les añadimos los tres soldados que murieron luchando en el bando nacional (de 342 de la Provincia de Palencia) y los aproximadamente seis que murieron fusilados de un total de 683 palentinos (para leer un poco más sobre este último caso pinchad aquí), tenemos que en total fallecieron 11 autillanos a causa de la guerra civil. Sabemos que Autillo tendría unos 500 habitantes durante la Guerra Civil, por tanto fallecíó el 2,2 % de su población. Si esta tasa de mortalidad violenta se aplicase en proporción al total de la población de España (unos 25 millones) tendríamos que en toda España deberían haber muerto unas 550.000 personas, pero en realidad se estima que fallecieron unos 300.000, por lo que se deduce que Autillo fue un pueblo muy castigado por la guerra en relación a la media nacional.

En otra entrada ya comentamos que no hubo víctimas autillanas en el levantamiento patriótico de Madrid de 1808 (ver aquí), pero sí que las hubo a comienzos de nuestra Guerra Civil en octubre de 1936. Se trata de Ezequiel Alonso Asensio (nac. 10-4-1913), hijo de Benito Alonso Rodríguez (1887-1970) y de Eduviges Asensio Castro (1886-1969). El otro fallecido fue Marcelino Gonzalez González (nac. 25-4-1922),  primogénito de Petronilo González Sevilla (1897-1968) y de Juliana González Herrador (nac.1899).

Según el documento que adjuntamos, que se encuentra en la sección de Fisalía del Tribunal Supremo del Archivo Histórico Nacional (FC-CAUSA_GENERAL,1317, Exp.7), ambos autillanos debieron morir juntos en un bombardeo aéreo en octubre de 1936, cuando se hallaban en la calle Fuencarral de Madrid. Ezequiel era un joven sargento de 22 años y Marcelino un jornalero adolescente de apenas 15 años.

Marcelino era hijo de Petronilo, el barbero de Autillo, quien nos cortó el pelo, rasuró y curó a todos los autillanos mayores de 50 años. Petronilo solo tuvo tres hijos y dos ellos se le murieron a temprana edad. Su barbería era un lugar de ameno encuentro y cháchara de todos los hombres del pueblo que acudían a él un día por semana para afeitarse. Este local era el mentidero por excelencia y centro de difusión de noticias del mayor crédito, de hecho solía decirse "se ha dicho hoy en la barbería que...". No recuerdo nada del buen Petronilo, solo que alguien le sacó un cariñoso y gracioso pareado: "Si quieres tener la vida en un hilo, aféitate con Petronilo".

Nos encantaría que los parientes de ambos jóvenes autillanos nos contaran algún detalle de cómo ambos fallecieron en aquel convulso Madrid del "NO PASARÁN".








Por Marcial de Castro