20 de noviembre de 2014

CAYETANA, DUQUESA DE ALBA Y EL DIPLOMÁTICO FRANCISCO DE REYNOSO. La casa de Alba y Autillo de Campos.





En las memorias de nuestro diplomático nos comenta la privilegiada relación que él mantuvo con el padre de doña Cayetana (1926-2014), la hoy fallecida duquesa de Alba. En su libro el diplomático nos hace una relación de sus ilustres amistades conocidas a lo largo de su brillante carrera profesional. Nos dice textualmente que solía visitar al duque de Alba (Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, 1878-1953) en su palacio de Liria y allí veía a la emperatriz Eugenia de Montijo (1826-1820), a la que siempre tuvo un especial cariño, tal como nos comenta en sus memorias. Nos dice también que entre sus grandes amigas estaba la encantadora hija del duque de Alba, de solo ocho años de edad, que recibió su nombre en honor a la duquesa homónima pintada por Goya.






Reynoso ilustra su libro con una foto de un cuadro pintado por Zuloaga y dedicado al diplomático, al que trata como su amigo, tal como se lee en la dedicatoria. También se puede leer que durante su estancia en Londres tuvo la ocasión de conocer al famoso compositor Isaac Albéniz (1860-1909).




Esta no es la única relación entre un Reynoso y los duques de Alba. En el crucero de la iglesia de Autillo podemos ver exactamente el mismo escudo de armas que los duques de Alba, ya que Don Pedro de Reinoso, XVIII señor de Autillo, fallecido hacia 1628-1629, estuvo casado con doña Isabel de Toledo (+29-4-1598), que era bisnieta del I duque de Alba, e hija de Fadrique de Toledo Clavero de Alcántara y de María de Silva.






Cuadro de la emperatriz Eugenia de Montijo al que hace alusión el libro del embajador Reynoso en sus memorias.



Escudo de Armas de la Casa de Alba








Por Marcial de Castro