12 de octubre de 2014

Crónica Latina de los Reyes de Castilla


CRÓNICA Nº 1 
AÑO 1224 aprox.



Aunque el tema es bastante complejo, trataremos de resumirlo diciendo que durante el siglo XIII y hasta el año 1300 solo tenemos seis crónicas que nos relatan los sucesos acontecidos en Autillo en 1217.

La primera es la Crónica Latina de los Reyes de Castilla, cuyos párrafos autillanos fueron escritos hacia 1224.
La segunda crónica es la Chronicon Mundi de Lucas de Tuy, escrita hacia 1236-1238
La tercera es De Rebus Hispanie, escrita por el arzobispo Jiménez de Rada, hacia 1240-1243

Estas tres primeras crónicas se escribieron en latín. Las siguientes crónicas se escribieron en castellano antiguo.

La cuarta crónica es la Crónica General de Alfonso X el Sabio (Estoria de España), que se escribió hacia 1284. Su fuente principal de información son las crónicas primera y segunda: Chronicon Mundi y De Rebus Hispanie.

La quinta crónica es la conocida como la Crónica de Veinte Reyes, que es coetánea, según la mayor parte de los modernos investigadores, a la Crónica General de Alfonso X. Es muy útil porque utiliza fuentes de información, hoy perdidas, que son diferentes a las que usaron las otras crónicas en castellano.

La sexta crónica es la Crónica de Castilla o Crónica de los Reyes de Castilla, escrita hacia el año 1300, y que en principio no oporta nada nuevo a lo anteriormente escrito, y nos referimos a que sea de interés para nuestro pueblo.

Las tres primeras crónicas, las tres latinas, no dicen una sola palabra sobre la "proclamación" de Fernando III el Santo en Autillo, como se podrá comprobar. Solamente hacen alusión a que en nuestro pueblo la reina doña Berenguela pidió consejo a los hombres más importantes de su corte, antes de dirigirse con su hijo a Palencia. Esta ausencia de referencias a que en Autillo se haya podido llevar a cabo algún de tipo de acto de "aclamación real", aunque sea solo de carácter simbólico, ha sido la causa de que la mayor parte de los historiadores se hayan inclinado por pensar que en realidad en Autillo no se celebró ningún tipo de proclamación oficial. Como prueba diremos que si en la Wikipedia, en la entrada referente a la biografía de Fernando III o de la reina doña Berenguela, si alguien intenta aclarar que en Autillo pudo producirse una proclamación antes de su coronación ofial en Valladolid, se corre el peligro de que alguien intente suprimir cualquier párrafo que se incluya en este sentido. Los puristas son los puristas y en posesión siempre de la verdad absoluta...

El resto de las crónicas en castellano (cuarta, quinta y sexta), sí que incluyen sin excepción el hecho de que San Fernando fue proclamado rey de Castilla en Autillo, sin omitir el hecho curioso y anecdótico, ajeno al tono general de la obra, de que fue concretamente "debajo de un olmo". Es evidente que los cronistas castellanos utilizaron aquí una fuente, hoy perdida, que no fue conocida, coetánea o considerada por los tres primeros cronistas latinos. No es normal, como hemos indicado, que en una crónica de este tipo se incluyan detalles, más o menos chocantes y aparentemente intrascendentes, como que se especifique que la proclamación se realizase precisamente debajo de un olmo. Quizás cabría plantearse si se utilizó como fuente un cantar de gesta hoy perdido, algún tipo de obra literaria, o la tradición oral que había recibido el rey Alfonso X de labios de su padre. De hecho, la proclamación o coronación de un rey es un acontecimiento que solo sucede una vez en la vida de un monarca y sin duda el momento más inolvidable de su reinado, algo así como una boda hoy en día, que nadie olvida y de que la que se comentan anécdotas que se transmiten de los padres a los hijos. Todos conocemos sabrosos detalles de las bodas de nuestros padres, aunque no hayamos estado presentes en ellas. Algo parecido pudo suceder con este punto concreto donde se cruzan la vida de un rey, su coronación (el hecho más importante de su vida), y la historia de nuestro pueblo.

Publicamos a continuación la primera de estas crónicas, concrtamente la CRÓNICA LATINA DE LOS REYES DE CASTILLA", obra anónima pero atribuida a Juan de Soria, obispo de Osma, canciller del rey Fernando III desde 1217 a 1239.

Disponemos de la traducción al castellano realizada por Luis Charlo Brea. Se publicó en el libro titulado Crónicas Hispanas del Siglo XIII. Ed. Brepols, 2010. Páginas 108 a 115.













Por Marcial de Castro