1 de mayo de 2014

La Trébede Castellana






Cierta vez estaba ojeando una revista de la National Geographic, y en su página final solían poner una vieja foto de los primeros años de la publicación. Me llamó la atención una foto en blanco y negro de unos chinos durmiendo en una posada en medio de un camino. Aún tenían sus coletas tradicionales y todos estaban acurrucados en una cama de ladrillo con una chimenea para caldearla por la base. Inmediatamente pensé en las tradiciobales trébedes castellanas, de las que había oído hablar pero nunca había visto. Lo curioso es que en el libro de viajes del embajador Reynoso y en su autobiografía en inglés, él también constató la similitud de aquellas camas de obra china, con calefacción, y las trébedes de la vieja Castilla. Recuerdo que una vez le pregunté a mi madre si ella alguna vez había dormido sobre una trébede, y me respondió, casi ofendida, que por supuesto que no, que eso era una reliquia de otros tiempos. Años después contemplé la única trébede que he visto en Autillo (ignoro si aún queda alguna, lo dudo), y estaba precisamente en la casa de mi amigo Julio Prieto (copropietario de este blog). Hace poco le pregunté por ella y me respondió que tristemente había desaparecido para siempre en una reforma de la casa.

En la casa museo del General San Martín de Cervatos de la Cueza, se conservan tres trébedes como una joya de otros tiempos en Castilla. Me pregunto cómo se dormiría en ellas durante los terribles inviernos palentinos.




Trébede China


Por Marcial de Castro