1 de febrero de 2014

La Familia Tejerina, su posible origen Hidalgo



Tejerina, Leon

En 1509 hubo un pleito entre el concejo de Autillo de Campos y Diego de Villacorta, ya que este último quiso demostrar su hidalguía, como al final así resultó, puesto que se demostró que era hidalgo de solar conocido de devengar quinientos sueldos. El concejo de Autillo fue condenado a pagar los 9.380 maravedís de las costas del juicio.

Diego de Villacorta era autillano de ancestros de la montaña leonesa del lugar de Tejerina, y se casó hacia el año 1499, según creemos, con Catalina de Ceballos en Valladolid, y allí residió por espacio de unos dos o seis años (según diversos testigos) hasta que regresó a su pueblo natal hacia 1504. En Valladolid fue a la guerra al servicio de Alonso de la Hera. También sabemos que fue criado de Juan Ruiz de Reinoso, señor de Autillo que lo fue desde 1473 a 1500. Pensamos que este Diego fue padre de Antonio, Juan, de Eufemia y de Cristóbal que se marchó a vivir a Montealegre (Valladolid).

Nuestro Diego de Villacorta fue bisnieto de Fernán Alonso de Villacorta (León), que se casó con Mencía Fernández de Tejerina (hija del señor de Tejerina, León), porque los padres de ambos habían sido enemigos y cabezas de bandos opuestos, y desearon sellar la paz con este matrimonio. Un testigo natural de Guaza (Palencia) aseguró que conocía a esta familia desde hacía 45 años y que el abuelo y padre del litigante ya eran vecinos de Autillo y que Villacorta y Tejerina eran “solares conocidos de homes hijosdalgo de la montaña”. Otros testigos como Juan de Zúñiga, de 37-38 años, hijo de Juan Ruiz de Reinoso el señor de Autillo, afirmaron que siempre los vieron como hidalgos exentos de impuestos, con sus armas y caballos.


Vista aérea de Villacorta, León

El abuelo del litigante, el primero del linaje en residir en Autillo, se llamaba Alonso Fernández Tejerina, casado con María Robles, y era primo de Diego Gómez, señor de Valdepolo (León). Sabemos que ejerció de alcaide de la fortaleza de Villalba (hoy Villalba de los Alcores, Valladolid), puesto ahí por el señor del lugar, don Enrique de Acuña, hermano del conde de Valencia de Campos (hoy Valencia de don Juan, León). Fue alcaide durante unos diez años y se volvió a residir a Autillo hacia 1470. Este Alonso Fernández de Tejerina fue padre de Diego de Herrezuelo, Alonso de Villacorta y Fernán González de Tejerina, padre del litigante. Este Fernán sabemos también que fue criado del señor de Autillo, Juan Ruiz de Reinoso, y se casó en Sahagún (León) con Juana Alonso de Campo.

Castillo de Villalba de los Alcores (Valladolid), donde fue alcaide Alonso Fernández Tejerina

Con Diego de Villacorta perdemos la pista de la familia y del apellido, que desapareció de Autillo hacia 1539. Pero sabemos que en el año 1565 nació una tal María, hija de Gaspar Tejerina y María Guerra, e ignoramos si son descendientes de esta familia leonesa. No debemos olvidar que en esta época las familias elegían el apellido para sus hijos que estimaban más conveniente de entre los de sus antepasados, de forma que en una familia de diez hijos, estos hermanos podían tener muchos apellidos diferentes. Y si bien es cierto que el apellido Villacorta desapareció de Autillo, el apellido Tejerina bien se pudo conservar por cualquier otra rama descendiente de los hidalgos leoneses de la montaña. Aunque advertimos que por el momento no se puede demostrar esta hipótesis, estimamos que puede ser probable.

Que la familia Tejerina debió de ser relativamente importante en el pueblo en la segunda mitad del siglo XVI y hasta mediados del siglo XVII, lo podría demostrar que una nieta de este último Gaspar Tejerina, llamada Ana (1628-86, e hija de Francisco Tejerina Guerra y de Úrsula Rey Guerra), se casó con don Fadrique de Reinoso, que pudo ser el bastardo del hermano del último señor de Autillo de la rama principal que se extinguió en 1691 con la muerte del XIX señor de Autillo, don Pedro de Reinoso y Toledo. Este don Pedro tuvo un hermano llamado Juan de Reinoso que falleció en 1657 con solo un hijo bastardo, el citado Fadrique.

Desgraciadamente la lejanía geográfica y mis quehaceres me impiden comprobar esta hipótesis. Quizás algún día se pueda resolver este misterio. Para mis parientes autillanos más cercanos, les comentaré que descendemos de este primer Gaspar Tejerina, ya que un descendiente de este apellido Tejerina se casó con una del apellido Sevilla, que a su vez un descendiente suyo casó con un Urbón que sabemos se casó con un Herrador en 1885 y de ahí nos viene en parentesco y descendencia.


Por Marcial Castro Sánchez