28 de enero de 2014

Francisco de Reynoso y Mateo, Diplomático Español y benefactor de la iglesia de Autillo (parte I)





          F. Reynoso en 1882 y en 1932

Aunque fue vallisoletano de nacimiento (29-3-1856), a su muerte dejó cuantiosas rentas para restaurar la iglesia de Autillo, como descendiente que afirmaba ser de sus antiguos señores feudales.

Don Francisco, fue “sir” Francis de Reynoso para los ingleses, puesto que fue nombrado Caballero del Imperio Británico y también fue reconocido como oficial de la legión de Honor Francesa, ya que recibió el reconocimiento a sus impagables servicios diplomáticos y humanitarios durante I Guerra Mundial, cuando él ostentaba el cargo de representante diplomático español en Suiza durante la Gran Guerra. Sin embargo es un perfecto desconocido en España, entre otras razones porque su autobiografía se editó en inglés en 1933 y en alemán en 1935. Tenemos a nuestra disposición el libro completo en inglés, si alguien desea consultarlo se pueden poner en contacto con nosotros en nuestro blog. 


Palacio de Pimentel (Valladolid) 
Aquí transcurrió la infancia del embajador don Francisco de Reynoso

Mi primera relación con este personaje fue cuando yo era aún un joven estudiante de Historia. Me había interesado por la capilla donde está enterrado el canónigo don Jerónimo de Reinoso en la catedral de Palencia, y alguien, no recuerdo quién, y que estaba vinculado al templo, me comentó que a los pies del altar de la capilla, pegada a la pared de la izquierda, se enterró una caja con los restos de don Francisco de Reynoso repatriados a España desde México. Recuerdo que me comentó “algún día alguien va a reformar el suelo de la capilla y se van encontrar unos restos bajo las baldosas y nadie va a saber de quién son”. Ciertamente los restos no están señalados con ninguna marca que ayude a su exacta ubicación, aunque la capilla es tan exigua y la descripción del lugar es tan exacta que ofrecería pocas dudas si se intentara su hallazgo. En realidad se equivocaba mi informante, pues don Francisco había fallecido en Suiza y no en México.

En el archivo del obispado de Palencia di con un detallado documento donde don Francisco manifestó su voluntad de donar a su muerte una considerable suma de dinero a la iglesia de Autillo, al hospital de San Antolín de Palencia y a la capilla donde estaba enterrado el canónigo Reinoso, sobrino de nuestro biografiado obispo de Córdoba, don Francisco de Reinoso.

Este diplomático fue el autor de tres libros, el primero de ellos titulado “En la Corte del Mikado. Bocetos japoneses”, editado en 1904 y reeditado por la editorial Nausicaä en 2006, donde los editores yerran tanto en las fechas de su nacimiento como de su muerte. En este libro nos narra un viaje a Japón que hizo entre 1882 Y 1884. Su segunda obra fue su autobiografía en inglés: “Reminiscences of a Spanish Diplomat” de 1933. Y su último libro fue editado en 1934 titulado: “Apuntes de un viaje a la India y a la isla de Ceylán”.

Su relación familiar con Autillo aún no está clara genealógicamente, aunque él la da por sentada en su libro pero no la demuestra. Nos da la sensación de que intuye que es descendiente de nuestro pueblo por la coincidencia de apellidos con los de los señores feudales: la familia Reinoso. Por nuestra parte pensamos que esta relación familiar es muy probable, a la espera de ulteriores investigaciones.

Su infancia transcurrió en la misma casa donde nació el rey Felipe II en el palacio de Pimentel. Este palacio perteneció a su tío Mariano Miguel de Reynoso Abril desde 1849 a 1875. En su autobiografía nos da muy pocos datos de su padre, Manuel de Reynoso, que fue senador y terrateniente con extensas propiedades en Villafrechós. Su tío Mariano fue el primer ministro de Fomento que hubo en España en 1851; también fue alcalde de Valladolid y presidente de su Diputación Provincial, además de diputado y senador del reino. Su madre era de origen salmantino y se llamaba Joaquina Mateo.

Francisco de Reynoso fue un auténtico “niño prodigio” ya que con solo dieciocho años obtuvo el doctorado en derecho por la Universidad de Valladolid en 1874.


Retrato de Mariano Miguel Reinoso, tío de don Francisco‏
Sito en Valladolid y gentileza de Erik Reynoso



(continuará…)



Por Marcial de Castro.