1 de abril de 2013

Una copia italiana de Rafael Sanzio en Autillo de Campos

            
             
Texto y fotos: Marcial de Castro


Algunos, los más curiosos, suelen preguntarme por el cuadro que hay nada más entrar en la iglesia de Autillo en el lado de la epístola. Intuyen que tiene que tener mucho mérito, pues sus hechuras destacan sobre lo que suele ver en una iglesia de un pequeño pueblo como el nuestro. Algunos han oído decir a alguien, cuendo eran aún niños, que ese cuadro se podía ver en algún lugar importante, unos decían que en Madrid, otros que en El Escorial para más señas. Alguien me contó hace años que el cura del pueblo le pidió ayuda para darle la vuelta al pesado y monumental cuadro con la esperanza de ver alguna firma o algo que aclarase sobre su autoría u origen.

El cuadro original de la Transfiguración es una obra maestra inacabada por la temprana muerte de su célebre autor, Rafael Sanzio (1483-1520). Se conserva en el Museo del Prado de Madrid una copia de su discípulo y secretario, Giovanni Francesco Penni (1488-1528). En Autillo tenemos una copia italiana de este cuadro de un autor por ahora desconocido. El cuadro en tablas fue traído por don Francisco de Reinoso en 1573 tras oficiar como maestresala de san Pío V. Sabemos de la pasión coleccionista de don Francisco que compró dos cuadros a Tiziano (1490-1576) y a su hijo Orazio Vecellio (1528-1576), hoy desaparecidos. también pudo tener en su colección privada cuadros de el Greco y de Andrea del Sarto, entre otros autores.

El cuadro de la Transfuguración autillana lo donó don Francisco para ser colocado en lugar preferente del retablo mayor, hoy desaparecido, tras la construcción de la iglesia de Autillo a finales del siglo XVI. Allí ocupó este señalado lugar hasta que fue sustituido por el actual retablo barroco de mediados del XVIII. No ha de extrañar sus extraordinarias proporciones, ya que el original de Rafael medía 4 metros de alto por 2,78 de ancho. Los colores hoy están muy apagados por el paso del tiempo, la oxidación de los barnices y el humo de las velas del altar mayor que lo alumbraron durante casi siglo y medio.

En una ocasión se pensó en su restauración por la Diputación de Palencia o la Junta de Castilla y León, pero otros proyectos y prioridades lo dejaron para mejor momento. Hace unos siete años me puse en contacto con el servicio de restauración del Museo del Prado para que valorasen la obra y hasta el día de hoy no se ha recibido respuesta. Si algún día se restaura la "Transfiguración Autillana" saldrá a la luz los brillantes tonos originales y no ha de extrañar que siempre haya alguien que diga que se llevaron el original y nos devolvieron una mala copia, así son las cosas de los pueblos y por eso nos gustan tanto y tienen ese sabor característico que los hace propios.

Para saber más del cuadro y sus autores pinchad en los siguientes enlaces:

http://es.wikipedia.org/wiki/La_transfiguraci%C3%B3n_%28Rafael%29
http://es.wikipedia.org/wiki/Gianfrancesco_Penni